José Luis Fernández: «La lectura debería ser la gran prioridad en nuestro sistema educativo»

El tercer libro de Pinceladas de Harmonía contendrá un capítulo sobre la música

Sara Carlos/ València 03.07.2021 | 12:33

José Luis Fernández Juan
Autor de Pinceladas de Harmonía.
José Luis Fernández Juan

El escritor José Luis Fernández Juan (València, 1966) es licenciado en Filología Valenciana e Hispánica y ha dirigido diversas obras de teatro. En 2014 publicó su primer libro, Pinceladas de Harmonía, que le llevó a experimentar en toda la amplitud que tiene el lenguaje. Cinco años más tarde publicó la segunda entrega de este primer volumen, Pinceladas de Harmonía.Con, y actualmente está preparando el tercer libro que dará fin a esta trilogía.

Pinceladas de Harmonía.Con cuenta las historias de cómo sus personajes consiguieron el éxito en su profesión, ¿se ha basado en alguna experiencia real?

Harmonienses como Druso, Bebo, Jendelyn, Cloe, Godofredo o Guido han conseguido reconocimiento y prestigio en su profesión siendo proactivos. Han invertido tiempo y afán en optimizar sus competencias y así poder lograr tener onda en sus respectivos laburos. Nadie les ha regalado nada, Exactamente igual que cantidades ingentes de profesionales de nuestra sociedad que comparten su estilo. En este sentido la realidad y la ficción van de la mano de santo. Entienden que los obstáculos significan oportunidades; y sin temor al fracaso se han lanzado con pasión a por sus objetivos. En la era digital de nuestro siglo XXI el trabajo colaborativo resulta indispensable, por lo que los personajes se han apoyado entre ellos para conseguir sus metas.

En alguna ocasión ha manifestado que le apasiona la música y que este libro lo ha concebido como una composición, ¿por qué no se trata este arte en ningún capítulo?

En Harmonía tenemos un conjunto musical denominado «Elipse de cristal» integrado por Brito Ponce como baterista, Evelyno Gradolid como multiinstrumentista, Nano Nevárez como bajista y Gualberto Grancha como teclista. En el tercer libro de esta trilogía aparecerá un capítulo dedicado exclusivamente a ellos. Más allá de este destripe puntual, la musicalidad es uno de los rasgos capitales de Pinceladas de Harmonía.Con, porque el lector puede escuchar la sonoridad del libro a través de un lenguaje sinfónico que le lleva a sentir nuevos mundos. Dicha musicalidad es una vía de conocimiento sensorial que trasciende a los vocablos.

La creatividad está patente a lo largo de todo el libro de diferentes formas: en la cocina, en la pintura… En su opinión, ¿qué valor tiene esta cualidad en la sociedad?

Los habitantes de Harmonía le dan una mínima expresión al razonamiento unidireccional que trae la sociedad del consumismo. Directamente no la valoran. Por eso son creativos. Los harmonienses son extraordinariamente curiosos cuando realizan cualquier tarea. Desde esta curiosidad llega el entusiasmo; y desde el entusiasmo, la creatividad. A Lisardo, Lucía, Paladín, Claudio, Aridany o Gascón les gusta experimentar, errar y aprender por sí mismos. Al tener iniciativa propia, les desagrada esa imposición de pensamientos, tan habitual en nuestra sociedad, que exige cómo se debe actuar correctamente. Ellos defienden el punto de vista discrepante: cada cual tiene el suyo y todos son válidos mientras exista respeto y empatía. La inteligencia social ha de prevalecer en las relaciones de comunidad. La sociedad de Harmonía la constituye gente abierta de mente y actos.

¿Qué opina sobre el espacio que otorga el sistema educativo actual a la lectura?

La lectura debería ser la gran prioridad en nuestro sistema educativo. En la sociedad de Harmonía lo es. Allí se fomenta la lectura en casa, en la ludoteca, en el colegio y en la Universidad. Aunque los personajes de Novenio, el lírico prolífico, y Daristóbulo, el cotizadísimo cuentacuentos, destaquen más en este ámbito como referentes inspiradores desde sus profesiones, cualquier harmoniense ha leído libros como A lápiz de Julia Derqui, La Odisea de Homero, El hechizo de Caissa de Fer Ortega, Malandrón de Miguel Ángel Asturias, entre otros. La lectura desarrolla el pensamiento cognitivo, activa el cerebro e incrementa la amplitud comprensiva. Hay que fomentar la lectura para poder desarrollar la capacidad crítica, analítica y reflexiva. Cuanto más leamos más competencia lingüística tendremos; y por ende, más capacidad atención, concentración y comprensión. Falta nos hacen para enfrentarnos a la zozobra diaria que nos generan las redes sociales y los juegos digitales tóxicos y adictivos (online y offline).

La prioridad en la asignatura de Lengua tendría que ser el excelente desarrollo de la expresión y comprensión escrita y oral. Y estas virtudes salen principalmente a partir de la lectura de libros. Sin embargo, el sistema actual educativo en la asignatura de Lengua parece que antepone los análisis sintácticos, morfológicos o de formación de palabras a la lectura de libros. Sin duda, no le llega agua al tanque.

La publicación de su libro ha precedido a una época compleja, ¿esta situación ha influido en la aceptación del público?

Vivimos en una época narcisista e insolidaria. Y gran parte de esta situación la tiene el sector político (elegido por nosotros ¡ojo!). Los políticos actuales, que en teoría han de mirar por el bien común resolviendo conflictos y dando soluciones, se pierden en pueriles guerras partidistas que generan tensión, violencia, temor, odio, intolerancia y crispación. Estas conductas irremisiblemente se expanden al ámbito social. Ellos que deberían dar ejemplo de inteligencia y cordura fomentan todo lo contrario. El hartazgo de la población es harto significativo. Y por aquí llega la aceptación… Frente a esta sociedad polarizada surge una alternativa evasiva: el colectivo de Harmonía. Harmonía es una sociedad en donde sus habitantes coexisten en concordia. Los harmonienses tienen sus conflictos, pero los resuelven aceptando las diferencias y cooperando juntos en favor de la paz y la justicia.

La gente compra Pinceladas de Harmonía.Con porque les gusta divertirse leyendo y esto constata que esta es la sociedad en la que le gustaría vivir. Asumimos que siempre habrá obstáculos, pero con voluntad política se pueden resolver. Confío en que algún dirigente actual lea Pinceladas de Harmonía.Con, asimile sus enseñanzas, aprenda de un proyecto de desarrollo de vida sostenible… y lo aplique a la población.

Ha comentado que seguramente escribirá un tercer libro de Pinceladas de Harmonía, ¿qué les espera a los personajes de este mundo utópico en la próxima entrega?

Podría avanzarte algunas ideas que campan por el territorio del ensueño. Por ejemplo, Lontario ejerce de gestor financielo y vende muecas, ademanes, aspavientos, señas, visajes y guiños que acaban expirando por la atmósfera que rodea la Tierra; un traje de Fidriana pasa un mal trago y la cerveza se bebe una chaqueta para combinar mejor y Prisciliano se bebe una tónica y se hace bailarín de ballet para tonificarse.

Contribuye a la continuidad de El lápiz mediterráneo con la cantidad que consideres:

¿Qué opinas?