La Biblioteca Carles Ros, pendiente de su traslado

El presidente del Tribunal de las Aguas considera que es una solución acertada
casa vestuario
La Casa Vestuario, donde está ubicada la Biblioteca Carles Ros. GVA Turismo

La biblioteca más antigua de València se encuentra en pleno centro, al menos, de momento. Pocos transeúntes se percatan de su existencia, porque se confunde con un edificio histórico más y es que está ubicada en el interior de la Casa Vestuario del Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia, cuya función original era constituir un espacio para que los magistrados cambiaran de vestimenta y para tratar los asuntos comunes una vez terminaban de ser juzgados los casos denunciados que se habían tratado delante de la Puerta de los Apóstoles de la Catedral.

Dicho edificio, que consta de tres pisos y es de estilo neoclásico, se inauguró en 1800 y ciento cincuenta años más tarde acogió a la Biblioteca Pública Municipal Carles Ros, según la primera notación que aparece sobre ella en los libros de registro antiguos.

Su traslado a la antigua sede del Centro Excursionista de València estaba previsto en este mes de mayo, el cual no se ha podido llevar a cabo debido a la emergencia sanitaria, explica la bibliotecaria del Servicio de Acción Cultural del Ayuntamiento de València, Elena Lambíes.

Lambíes aventura: «No creo que hubiera una razón concreta para ubicar allí una biblioteca, creo que simplemente se aprovecharon los recursos de que se disponía».

La Biblioteca Pública Municipal Carles Ros ha estado en funcionamiento desde sus inicios, excepto entre 1992 y 1998, que tuvo que permanecer cerrada «debido a un problema estructural», puesto que el edificio «tenía serios problemas y se decidió acometer una reforma integral», explica Elena Lambíes.

El alcalde de València, Joan Ribó, confirmó el 21 de  enero de 2016 el traslado de dicha biblioteca para que el Tribunal de las Aguas de Valencia dispusiera completamente de la Casa Vestuario, según publicaron diversos medios.

Dos años más tarde, según las mismas fuentes, la Junta de Gobierno Local aprobó el proyecto que daría lugar a la expropiación del nuevo recinto de la biblioteca a Bankia, la entidad propietaria del inmueble, cuya cantidad se estimaba en 1,5 millones de euros en aquel momento.

«Los espacios son tan reducidos que en el fondo es un poco triste que no tengamos un sitio más acorde con lo que es la institución del Tribunal de las Aguas, donde tanta gente viene semana tras semana», ha manifestado el presidente del Tribunal de las Aguas de la Vera de Valencia, Onofre Cubells, que tilda de «acertado» el traslado de la biblioteca.

Aunque no está seguro de quién impulsó la decisión de trasladar la Biblioteca Carles Ros, el presidente de dicha institución, afirma que es probable que sea una de las peticiones que el Tribunal ha presentado y que la solución que ha aportado el consistorio puede ser la «más aceptable para todos».

«Con el traslado de esta antigua biblioteca tendremos más espacio y más opciones para las reuniones y yo creo que será mejor para todos», indica Cubells, y añade: «Tenemos una serie de piezas, tanto libros como en detalles, que a lo largo de la vida han ido apareciendo, que podrían conformar un museo».

De modo que el presidente del Tribunal de las Aguas, que fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO hace más de diez años, asegura que aprovecharán la ocasión para «exponerlos y no tenerlos allí en la buhardilla, donde la mayoría de ellos están amontonados y así que la gente lo pueda ver y conocer algo más de la historia del Tribunal».

La emergencia sanitaria ha constituido la primera ocasión en la que el milenario Tribunal de las Aguas no ha podido reunirse, asegura el presidente, pese a que siguen en contacto, ya que durante las guerras, estas reuniones han seguido realizándose. «Ha coincidido en un momento en que los pantanos están llenos», explica Cubells, por lo que los problemas se están solventado gracias al sobrante de agua.

El Centro Excursionista

El edificio que acogerá la Biblioteca Pública Municipal Carles Ros se encuentra a ocho minutos caminando de donde ha sido el lugar donde se ubicaba desde 1905.

El Centro Excursionista de València (CEV), que está situado en la plaza Tavernes de la Valldigna, fue desahuciado de su sede en febrero de 2017 tras un recorrido de más de 70 años organizando actividades al aire libre y promocionando el medio ambiente.

El CEV está previsto que acoja, además de la Carles Ros, la Biblioteca Central, que estaba ubicada en la plaza Maguncia, por lo que el Ayuntamiento tenía previsto utilizar un solar anexo que posee para ampliar el espacio donde aunar los recursos culturales de dichos centros. Sin embargo, la fecha de sus traslados todavía es incierta.

Contribuye a la continuidad de El lápiz mediterráneo con la cantidad que consideres:

Deja un comentario