Jose Sanchis: «Con el relato hice un pequeño homenaje a Lovecraft»

El autor de La Caja ha iniciado la revista Bungaku durante el confinamiento

Sara Carlos/Vila-Real 28.05.2020 | 12:42

Jose Sanchis
Jose Sanchis, autor de La Caja. Jose Sanchis

El escritor Jose Sanchis Mezquita, afincado en Vila-Real, está diplomado en Magisterio y es técnico especialista en Delineación de Edificios y Obras. Desde pequeño le encantaba leer historias de aventura, misterio y fantasía y ahora es él quien las escribe. En 2017 recibió el tercer premio del I Certament de Relat Breu del Casal Popular con Vull-T y en 2019 ganó el concurso con su relato corto Res de 9. Sanchis tiene experiencia como colaborador en diversas revistas y ahora ha decidido poner en práctica estos conocimientos dirigiendo la suya, que publicará trimestralmente y cuyo primer número contiene su relato La Caja.

¿Qué le inspiró a escribir La Caja?

La Caja salió como resultado de un ejercicio de un taller literario en el que estaba participando.  Una de las propuestas que nos hicieron fue escribir sobre una caja sin mencionar dicho objeto, por lo que se me fue ocurriendo una idea primigenia de ese relato. Me tenía que ceñir a un número determinado de palabras, que más tarde amplié, y con el relato hice un pequeño homenaje a Lovecraft, porque el personaje se llama como él y los lugares que aparecen son su población natal y la universidad donde estudió.

¿Cuánto tiempo dedicó a idear y plasmar este relato?

Exactamente no lo sé, porque tuvo dos partes. Para los talleres siempre tenemos 15 días, por lo que, desde que recibí la propuesta hasta que entregué la primera parte, seguro que pasaron esos días. Con la ampliación estuve un poco más de tiempo, casi un mes más tratando de darle esa forma definitiva que tiene ahora, tal y como aparece en la revista Bungaku.

La Caja ha sido publicado en otros medios, ¿por qué decidió incluirlo en el primer número de su revista?

Cuando ideé crear la revista, quería hacerla sobre cosas frikis y que hubiesen también relatos de todo tipo. Como en un principio no sabía si alguien querría colaborar en la realización de la revista incluí mi relato y al final también participó más gente.

Dirige y maqueta Bungaku, ¿qué le ha impulsado a llevar a cabo esta iniciativa?

Sobre todo el confinamiento, porque estar así es un momento en el que yo creo que la gente saca más su creatividad y trata de expresarse. Había terminado de escribir una novela y la había entregado al editor, por lo que me preguntaba a mí mismo qué iba a hacer ahora. Como no me apetecía meterme de lleno en otra novela pensé en probar a ver si se me daba bien maquetar una revista, por lo que primero aprendí a utilizar el programa de maquetación, que no sabía, y poco a poco fui haciendo pruebas hasta que me decidí a hacerla.De modo que me puse en contacto con gente para ver si estaban interesados en participar y poco a poco fue tomando cuerpo, hasta que tuve unas cuantas secciones que abarcaban bastantes ámbitos del tema friki y decidimos sacar este primer número.

Anteriormente se encargó de una sección de la revista OCI, ¿cómo lleva el salto a dirigir una completa?

Es bastante más caótico y hay más aspectos a tener en cuenta, porque entre que te lo envían, lo revisas, las fechas de entrega… Todo ese tipo de cosas es de otra manera. Antes, cuando colaboraba en la otra revista, hacía reseñas de libros o entrevistas y me las preparaba, por lo que siempre tenía material de sobra cuando llegaba la fecha de entrega. Aquí estoy en el otro extremo, que es en el de estar persiguiendo a los colaboradores e insistir en que me lo envíen para sacar el número, pero está siendo una experiencia muy bonita y estoy muy contento.

Ha escrito novelas y ha participado en antologías, ¿cuál es el formato con el que más cómodo se siente al escribir?

Me gusta escribir relatos porque me cuesta bastante terminar las novelas. Soy un escritor bastante lento, por lo que yo creo que estaría a medio camino entre novela y relato, es decir, con una novela corta de entre 20.000 y 30.000 palabras me muevo bastante bien. Una vez paso las 30.000 palabras ya se me empieza a complicar la cosa. Aunque normalmente no suele llegar, en esta última en la que estoy trabajando para la editorial casi alcanza las 100.000, entonces esta sí es más larga. Pero yo creo que en esa novela corta es la que me siento más cómodo.

Se define como un escritor de fantasía, pero en su última novela optó por iniciarse en el género negro, ¿qué le llevó a este cambio?

Es más o menos como la de Ángeles masones, es una novela juvenil con toques de fantasía y misterio, que ya he enviado. La siguiente novela que me reclama la editorial es de corte fantástico, es decir, tipo fantasía épica. Respecto a la que escribí de Juan el Gancho, de género negro, fue porque la editorial Perica la Literaria lanzó un proyecto que consistía en escribir una novela corta de 100 páginas sobre género negro, con la salvedad de que era una edición limitada a solo 100 ejemplares, por lo que tenía una idea en mente, funcionó, la presenté, les gustó y la publicaron.

Contribuye a la continuidad de El lápiz mediterráneo con la cantidad que consideres:

¿Qué opinas?