Camp NaNoWriMo, un método para adquirir el hábito de la escritura

Los retos de primavera y verano son más libres que el de noviembre

Sara Carlos / Comunitat Valenciana | 19.07.2020 11:50

Mano escribiendo en una libreta donde pone "#proyecto"
Guion de un proyecto NaNoWriMo. Sara Carlos

El Mes Nacional de la Escritura (National Novel Writing Month) se celebra en noviembre, donde el objetivo es escribir 50.000 palabras en 30 días, pero en abril y julio tiene lugar una versión más libre de este evento.

Cada escritor se marca su propia meta y proyecto durante los Camp, nombre que reciben estos dos últimos meses, como es el ejemplo de Érica Fortuny, que está inmersa en la escritura de varios relatos con la premisa de llegar a 31.000 palabras.

«No voy al día, pero sí que llevo más palabras que en otras ediciones», confiesa la escritora valenciana, que desde que descubrió la plataforma no ha dejado de hacer los retos que ofrece.

Érica Fortuny está participando en esta edición con el objetivo de escribir 31.000 palabras

Durante el campamento, los participantes tienen acceso a recursos que les ayudan a diseñar el universo donde van a desarrollar sus historias y a crear a los personajes, entre otros aspectos, además de poder formar parte de una cabaña.

Esta última opción consiste en reunir a un máximo de 12 escritores en un foro común donde darse ánimos y generar un buen ambiente que fomente la perseverancia de escribir durante los 30 días que dura el reto.

Fortuny explica que, desde su experiencia, las cabañas de la página web del NaNoWriMo no le son demasiado útiles, ya que su principal apoyo proviene del chat que tiene con otros autores.

Sin embargo, el escritor alicantino Manuel Ortiz, que se unió al reto por primera vez el pasado abril, considera: «Yo creo que precisamente lo más importante del NaNo para no dejártelo a mitad, que yo pienso que le habrá pasado a muchísima gente, es meterte en alguna cabaña».

Cartel del Camp NaNoWriMo 2020. NaNoWriMo

De hecho, Ortiz finalizó su novelette de terror y fantasía urbana con unas 30.000 palabras al final del mes y el siguiente paso que va a tomar es enviarla a los lectores beta para empezar el proceso de corrección y valorar si quiere publicarla más adelante.

«En estos momentos me encuentro estudiando oposiciones, entonces no puedo estar 100 % centrada en una nueva novela», indica Ana Calatayud, que este año ha optado por escribir un artículo para su blog semanalmente.

La autora de «El legado del bardo», que verá la luz el próximo otoño, se ha erigido como la capitana de la cabaña Fénix en #CampwithJ y motiva diariamente a los participantes en el reto con citas tanto literarias como de escritura en Twitter e Instagram.

Ana Calatayud consideró interesante la premisa de que todos los escritores se apoyaran durante el reto

La fundadora del #CampwithJ, Julia de la Fuente, pensó en crear cabañas que se repartieran por las diferentes franjas horarias del día para que los participantes se apuntaran a la que más les convenía.

De este modo, Ana Calatayud, natural de Villena, dirige la cabaña Fénix en la primera etapa, de 9:00 a 11:00. «Me pareció una idea excelente el concepto de que todos nos apoyemos y que hagamos el proceso de escritura un poquito menos solitario», relata la capitana.

Tras la larga experiencia de Calatayud en el NaNoWriMo, la escritora indica que el principal objetivo del reto es «adquirir el hábito de escribir», porque la mayoría de veces no alcanza el número de palabras que se ha propuesto, pero sí se siente satisfecha de escribir un poco cada día.

Y es que mayormente los escritores han manifestado a través de las redes sociales que inician este reto, ya sea en los campamentos de abril o julio o en el Mes Nacional de la Escritura, por ser más constantes con el tiempo que le dedican a esta actividad o por llevar a cabo ese proyecto que tienen planeado y todavía no se han decidido a plasmar.

Contribuye a la continuidad de El lápiz mediterráneo con la cantidad que consideres:

¿Qué opinas?